miércoles, 8 de marzo de 2017

Un ejemplo de ataque contra defensa individual: "Cuernos"

Si buscamos en el recetario de cada entrenador podemos encontrar son seguridad muchos sistemas de juego para atacar la defensa individual, no creo en los ataques mágicos después de una larga trayectoria entrenando he llegado a la conclusión  de que la magia de los ataques la fabrican y la crean los propios jugadores, ellos son los que leen las situaciones de juego, observan las reacciones defensivas y toman las decisiones.
Sin embargo si que creo que debemos observar las características de los jugadores que tengamos a nuestras órdenes y en función de ello planificar nuestros ataques, no es lo mismo que tengas un equipo con un buen center que no, que tengamos buenos tiradores o no, que tengamos buen rebote o no, que tengamos buenos penetradores a canasta o no, está claro que cada equipo reunirá unos condicionantes diferentes y lo que puede ser válido para unos no tiene por que serlo para otros.
Una vez estudiada y tenida en cuenta las características de nuestros jugadores, siempre he intentado buscarles unos movimientos en consonancia con ello, pero me importa mas buscar un eje conductor de ese ataque (una guía para el jugador de sincronizando diferentes opciones, para que ellos decidan)), que una obligación y encorsetamiento total al sistema de juego.
Dicho esto os explico el último sistema de juego que he aplicado antes de retirarme, en este caso el año pasado siendo entrenador del equipo senior provincial federado de La Rambla, a este sistema le llamábamos "Cuernos", pero el nombre es lo de menos lo verdaderamente importante es aprovechar las opciones de ataque que se presentan en su desarrollo.
CUERNOS (Un sistema de juego para atacar  a las defensas individuales)
Diagrama nº1 (Inicio) y diagrama nº2 (Triple poste)
Colocamos a los jugadores en el inicio con una disposición en "caja" como se puede ver en el diagrama nº1, el base nº1 (Rubén Ramírez o Pablo Osuna) iniciaba el ataque pasando el balón al pívot nº4 (Agustín Pérez o Rafa Osuna) que recibía un bloqueo horizontal en la parte alta del perímetro del otro pívot nº5. Al mismo tiempo en la parte debajo del aro el jugador nº2 bloqueaba al alero alto nº3 (que en nuestro caso era un jugador de 2 metros, José Alberto Cardoso para hacerle llegar el balón al poste bajo y que definiera, en ocasiones también ocupaba esta posición Cristobal Jiménez), diagrama nº1. 
El movimiento seguía como se puede apreciar en el diagrama nº2 con una acción de triple poste. El jugador nº5 (Sergio Vega) hacía un bloqueo vertical al jugador nº2 (Carlos Pérez, Ricardo Cruz o Cristobal Jiménez), para que si llegaban liberados pudieran tirar de tres. Después de bloquear el pívot nº5 (Sergio Vega),  continuaba pidiendo balón en medio de la zona.
Diagrama nº3 (la continuación) 
Si hasta ese momento no habíamos conseguido ninguna opción de las perseguidas, el movimiento continuaba con un pase del`alero nº2 al base nº1 en el lado contrario, el pívot nº5 cortaba hacia el poste bajo y en el lado contrario se realizaba un bloqueo ciego del alero nº3 al pívot nº4 y un bloque vertical del jugador nº2 al jugador nº3. Dentro de los nombres que he dado había jugadores que por su polivalencia podían ocupar diferentes posiciones, como el capitán Cristobal Jiménez "Bobal" (de alero y de pívot), Ricardo Cruz, carlos Pérez y Pablo Osuna (de uno y de dos) y todos los pívots que lo mismo podían jugar de cuatro que de cinco. Debo ser sincero y comentar que las acciones descritas en los diagramas nº1 y nº2 éramos capaces de desarrollarlas con cierta paciencia y asiduidad sacándoles partido en bastantes ocasiones, pero a las acciones descritas en el gráfico nº3 llegábamos en muy pocas ocasiones (nos faltaba la paciencia necesaria para ello, o cometíamos errores en el camino y no llegábamos a culminarlas).