lunes, 20 de marzo de 2017

El Aceitunas Fragata Morón derrota al Covirán y conquista Granada

Dos años en LEB Plata han servido para que Aceitunas Fragata Morón acumule muchas vivencias en la competición: victorias agónicas, derrotas dolorosas, encuentros disputados hasta el final, días en los que no entra nada… En fin, lo clásico en el día a día de los equipos deportivos. Pero faltaba una jornada legendaria. Una de esas que se queden grabada a fuego en la memoria de los aficionados.
(Foto extraída de la web del Fundación CB Granada)
Decíamos en la previa que analizar un derbi es algo harto complicado, porque por muy bien o mal que lleguen los equipos, por mucha diferencia que haya sobre el papel, las emociones son muy distintas cuando el árbitro lanza el balón. Son cuarenta minutos en los que, si hay que mirar hacia atrás, es para recordar los enfrentamientos directos. Para no olvidar humillaciones en casa o triples en el último segundo; o las victorias felices con las que se empezaba a cimentar la conquista de dos ligas EBA consecutivas. Solo quedaba una gesta para escribir una nueva página de estos emocionantes enfrentamientos entre Aceitunas Fragata Morón y Covirán Granada: una victoria de los moronenses en las tierras nazaríes. Y tuvo que ser este fin de semana cuando se lograse la conquista de Granada. Y de qué manera.
En el minuto 9:14, Covirán Granada anotaba la primera canasta del partido. Fue Ivan Milekovic, que anotó 2 puntos. Esa fue la primera y la única ventaja de los locales en todo el encuentro. Para anticipar lo que sería la tónica de todo el partido, la primera canasta de Aceitunas Fragata Morón fue un triple de José Alberto Jiménez, al que siguió una canasta de Javi Marín. 2-5 y el partido empezó una dinámica muy igualada, con ventajas de un solo punto o empates en el marcador. El equipo estaba muy bien plantado y se estaba gustando. Enfrente tenía un equipazo, a pesar de la baja de Almeida, y eso significó que el cuarto acabase con un solo punto de ventaja, 16-17.
La primavera se había instalado en Granada. Había sido un día magnífico, soleado, temperaturas agradables y cielos despejados, muy azules. Pero la primavera es muy volátil. Y al inicio del segundo cuarto, Granada sufrió una tormenta perfecta. El huracán triple había empezado a gestarse en el primer periodo, pero fue en este cuarto cuando noqueó a Granada. Solo Carlos Corts y Tyron de Lattibeaudiere parecían ser los únicos capaces de capear el temporal. Al principio, varias faltas provocaban un prematuro descanso de Javi Marín, dando entrada a Rubén Gutiérrez. Y con él, un festival de triples sirvió para aumentar la ventaja en el marcador. Gutiérrez, Chagoyen, Jiménez (que tenía una deuda pendiente en esta cancha) y Tyler estaban tocados por una varita. Salía todo. El parcial total de estos 10 minutos era de 20-34 para irse al descanso con un contundente 36-51.
Covirán Granada estaba desbordado en su casa y Aceitunas Fragata Morón, lejos de dejarse llevar por la cómoda ventaja, pisó a fondo el acelerador tras salir de los vestuarios. De nuevo, Jiménez contestaba a la primera canasta de Granada con un triple y una canasta de dos. Eran muy buenos minutos del equipo, con todos los jugadores sumando. El huracán estaba focalizándose ahora en Leo Cizmic, que completó el mejor partido desde que viste nuestra camiseta. No solo fueron unos números brutales (21 puntos, 5 triples, 5 rebotes y 20 de valoración), sino que sirvieron para sepultar del todo a Covirán Granada. Aceitunas Fragata Morón llegaba a tener una ventaja de 24 puntos en este cuarto, y se daba el lujo de hacer jugadas de fantasía, como una de Tyler Gaffaney que podía ilustrar este partido junto con los triples: roto a la defensa y penetración a canasta. Solo una auténtica proeza local podría servir para levantar el 53-77 con el que Morón mandaba al final del periodo.
Y parecía darse. Empezó Granada muy fuerte en el último cuarto, con 0-5 de salida gracias a uno de los triples que metió para tratar de apagar el fuego. Corts y Milekovic trataban de hacer que su equipo no entregase el encuentro. Pero Alo Marín y Leo contestaron con otros triples para acallar cualquier intento de remontada. El partido ya no tenía mucha historia, quizá la posibilidad de hacer 100 puntos en Granada. Leo se sentaba y Tyler tomaba el protagonismo aquí. Entre él y Javi Marín lograron los 97 puntos finales, mientras que De Lattibeaudiere era el encargado de ir recortando ventaja para que Granada se quedase en 78 puntos. El final del partido llegó, pero la fiesta no había hecho más que comenzar. Soberbio partido a nivel coral del equipo, que dio su mejor cara en los dos años de LEB Plata y demostró con creces sus prestaciones. Jugadores y afición celebraban juntos en la grada del Palacio esta victoria que quedará para siempre en el libro de las gestas del Club Baloncesto Morón.

Juan Luis Mármol (Comunicado de prensa CB Morón)

No hay comentarios: